Adiós, muchachos (26.10.2008)

Han transcurrido ya muchas semanas desde aquel agosto de 2005 en que este viaje comenzó. Y siento quizá que ha llegado el momento de abrir la puerta y despedirse. Incluso la multiplicación de los panes y los peces debe tener un final... o el milagro dejará de serlo. Quienes por aquí han pasado seguirán siendo compañeros de aventuras.
Por el momento migro hacia otra casa. Allí serán todos bienvenidos. Mientras hago las maletas y me marcho suavemente, procurando no hacer ruido, les dejo en buena compañía.
Hasta siempre.




27 comentarios:

carlos dijo...

¡Oooohhh! Qué pena, Ana. En cuanto he visto el título en mi blogroll me he venido para acá deseando: que no sea lo que me temo. Y vaya, sí lo era.

Aunque te sigamos teniendo en tus otros blogs, más temáticos, se echará de menos este cajón de sastre donde hablabas de cualquier cosa y nos obsequiabas con tu sensibilidad y tu ingenio.

A mí me gusta ser respetuoso con las decisiones y la verdad es que esto de los blogs hay que hacerlo mientras a uno le apetezca, no tiene el menor sentido convertirlo en una obligación. Pero si sirve de algo, como lector desde luego te pediría que lo reconsiderases y que no nos dejases sin estos panes y peces...

De lugares comunes, de juicios superficiales, estamos sobrados todos los días en todos los medios. Pero estamos muy necesitados de opiniones independientes e inteligentes.

(Hermosísima y triste la versión que Amstrong hace de "Adiós Muchachos").

Un besazo, Ana, y en cualquier caso te seguiré la pista por donde andes.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Mi querido Carlos: No creas que no he pensado mucho la decisión antes de tomarla. Pero ya ni siquiera se trata o no de tener ganas de escribir -que las tengo-, sino de que mi tiempo, al contrario que mis panes y mis peces, se divide infinitamente, dado que he adquirido nuevas ocupaciones en los últimos tiempos; tantas que he tenido que soltar lastre... Este blog, y el trabajo periodístico del que sustancialmente provenía, es una de las víctimas sacrificadas. Ante la perspectiva de renovar una vez cada mes y medio o incluso más, he pensado que lo más sensato es clausurar la bitácora antes de que muera de inanición por sí misma. Fíjate, además, que en todo este tiempo ni siquiera he logrado que los de Blogger le quiten la etiqueta de spam a este cuaderno: ¿una premonición? :-)
En todo caso, espero que mis lectores no me abandonen/éis, aunque ya sé que Hablemos de Victorias es un blog bien diferente a este. También está abierto El Pozo y el Péndulo, aunque sus derroteros vayan más por la crítica.
Un beso muy grande para ti. Seguiré visitándote en tu bella casa.

Idea dijo...

Ana, mientras sigas por allí o más allá dejándonos saber de tus derroteros, a tu manera, con tus palabras, todo estará en su lugar.
Un besote muy grande y nos vemos al volver la página.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Idea, bella, qué patria esta de las palabras, qué ancha y ajena, qué inagotable. Nos vemos, por supuesto. Beso enorme.

Nuncio Tamallangos dijo...

Ana,

saber que te tendremos cerca igualmente, hace que sea menos triste este fin. Espero que las nuevas ocupaciones sean tan fructíferas como este blog ha sido.

Un beso querida.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Un beso, queridísimo. Ya sabes que además de mi casa está a tu disposición mi correo. Seguimos leyéndonos... en tu casa o en la mía :-)

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Bonita manera de comenzar la semana.Parece que la crisis ha hecho mella en el suministro de panes y peces.
Bueno,Ana, seguiremos hablando de victorias, de poesía o de lo que gustes

ANA DE LA ROBLA dijo...

Hundimiento de los mercados internacionales... Precisamente ahora que estamos tan necesitados de milagros... Habrá que acudir a la medicina, Doctor :-)
Renovaré más a menudo mis Victorias. Ahí te espero. Abrazo y beso.

Marta de Lara dijo...

Tu noticia llega junto con el frío... Aquí o allá, quizá en silencio las más de las veces, seguiré los pasos que me lleven hasta tus letras.
Un beso fuerte, querida Ana.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Marta, querida, agradezco tu mensaje y, sobre todo, espero que te pasees por mi casa de Victorias, en silencio si así lo deseas... aunque recuerda que las palabras amigas siempre elevan el ánimo. Por el momento, allí he propuesto un concurso musical que espero que os divierta. Un beso grande, hermosa.

Only dijo...

Te despides por la puerta grande, con una estupenda versión...genial!

Claro , que es un placer aceptar tu despedida porque seguirás en Victorias...porque en otro caso me entristecería no poder leerte.

Un fuerte abrazo,

ANA DE LA ROBLA dijo...

Ese pedazo de Amstrong... no os merecíais menos, por supuesto.
Si te pasas por mis Victorias encontrarás un concurso que te encantará :-)
Mil besos, bella.

Acerbo dijo...

Ahora que empezábamos a conocernos... aunque entiendo que no es una despedida -y sí un cambio de domicilio-, siempre se acaba añorando uno de los lugares donde se reunía anteriormente con los amigos, aunque todo el resto siga igual. Lo recordaremos con cariño.
Besos,

ANA DE LA ROBLA dijo...

Querido Acerbo: He cambiado los milagros por las victorias, no sé cómo quedaré en el canje :-) Espero verte por mi otra casa. Un fuerte abrazo de hasta pronto.

Rukaegos dijo...

Mientras migras y emigras sin miedo a las migrañas, y aunque sé que no eres muy dada a estos juegos, si tengo que elegir entre mis blogs amados, el tuyo tiene que tener lugar de privilegio.

Así que te he concedido un premio de la serie I love your blog. Pásate por mi casa virtual a recogerlo cuando quieras.

Besucos :)

Rukaegos dijo...

(que conste que me parece fatal que cierres los panes milagrosos, pero ... seguiremos encontrándonos en las victorias y en la vida real)

Vamos a echarte de menos. Que el premio sea al menos un pequeño reconocimiento por este tiempo mirabilis contigo :)

ANA DE LA ROBLA dijo...

Jo, Rukaegos, si me vas a sacar la lagrimilla todavía...
Recojo feliz el premio. Lo único, que no seguiré con la cadena, porque este tenderete está cerrado... Pero sí pongo ahora mismo la imagen del premio y tu nombre en el lateral.
Un beso agradecido de diablesa ;)

LUIS ALBERTO dijo...

que bueno! me encantó el blog y te voté para los premiosa 20 minutos como mejor blog de humor! yo lo presento a mejor blog de actualidad, se llama www.algorocontigo.blogspot.com si quieres cuento con tu apoyo! es bueno apoyarnos todos!
saludos, suerte con el blog nuevo! una pena que no sigas con éste!

ANA DE LA ROBLA dijo...

Mil gracias, Luis Alberto!! Te prometo visita. Besos.

C.C.Buxter dijo...

Una lástima Ana, aunque se me ocurren muchos nombres para quienes será un alivio: los domingueros de las playas de Cádiz, cierto crítico musical, el paharraco... los jueces... ;P

ANA DE LA ROBLA dijo...

Jajaja, tiene que haber de tó :) Si que descansarán, sí, aunque siempre hay lugares alternativos... Que no se me relajen.
Besos.

Miss Underground dijo...

Vaya, buen viaje y que la suerte te acompañe, nos mudaremos a tu otra casa.

Besos

ANA DE LA ROBLA dijo...

Allí seréis bien recibidos. Un beso, hermosa.

Cristian dijo...

Hola Ana,

Esto que llamamos vida no puede fotografiarse, va siempre sigilósamente moviendo piezas, aunque queramos evitarlo.

Te mando un beso enorme y sigo leyéndote en tus variados y saltarines destinos, aunque no vendrían mal, en estos tiempos, nuevos panes y nuevos peces...

Beso multiplicado

ANA DE LA ROBLA dijo...

Querido Cristian: Son éstos tiempos propicios para los milagros, pero pulula demasiado descreído...
Intentaré seguir haciendo milagros con las victorias, a ver qué tal se me da :-)
Beso en progresión geométrica.

Elda Marina dijo...

Ana: he seguido siempre tu blog y me apena, pero seguramente nos darás otras cosas, tan firmes tus cnvicciones, tan amplios tus comentarios, tanto que nos enseñas... un abrazo grande, soy argentina. He amado tu blog, por el nombre, me atrajo al instante, felicitaciones! y adelante! Elda

ana de la robla dijo...

Amiga Elda: Aunque los contenidos son un poco distintos, podemos seguir en contacto en mis bitácoras Hablemos de Victorias y El Pozo y el Péndulo (tienes los enlaces en el lateral de Los Panes y los Peces).
Un fuerte abrazo.